AddThis Social Bookmark Button

México, D.F., a 15 de noviembre de 2013

641-13

 

LOS CARDENCHEROS DE SAPIORIZ PROTAGONIZAN

NOCHE ESPINADA EN EL TEATRO DE LA CIUDAD

 

  • La agrupación musical mezcló su canto cardenche con el Cienamano de Arturo López Pío y la improvisación sonora de Juan Pablo Villa
  • Para el público del recinto del Sistema de Teatros de la Ciudad de México, el concierto fue una valiosa oportunidad para escuchar a Los Cardencheros de Sapioriz, únicos intérpretes de una tradición musical en riesgo de perderse

 

 

Don Gudalupe Salazar Vázquez, don Fidel Elizalde García y don Antonio Valles encabezaron la Noche Espinada en el Teatro Esperanza Iris

 

 

Canto, música y arte en vivo se mezclaron enuna velada íntima que ofrecieron Los Cardencheros de Sapioriz, Arturo LópezPío y Juan Pablo Villa en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, del Sistema de Teatros de la Ciudad de México.

 

El espectáculo, realizado el jueves 14 de noviembre, inició con la aparición en el escenario de don Guadalupe Salazar Vázquez (65 años), don Fidel Elizalde García (68) y don Antonio Valles (77), campesinos originarios de Durango que integran a la única agrupación musical que queda en el mundo del género el cardenche: Los Cardencheros de Sapioriz.

 

El cardenche, es una tradición gestada en la comarca lagunera de Durango. Se trata de un canto polifónico en el que las voces se intercalan y se siguen para dar profundidad a las historias que narran. Recibe su nombre en referencia a una cactácea cuyas espinas causan un dolor agudo al penetrar y más fuerte al ser extraídas, como sucede con la vida o con el amor.

 

Así, ataviados con sobrero y sólo acompañados por su voz, Los Cardencheros de Sapioriz transmitieron su dolor a través de canciones melancólicas, principalmente dedicadas a la mujer, e interpretadas a capella por las tres voces (primera, de arrastre o marrana y contralta).

 

Y es que según explicaron, aprendieron el canto de sus padres y abuelos, quienes en el siglo XIX y ante la carencia de algún instrumento dieron origen a esta tradición, que han llevado a otras partes del mundo, como al Smithsonian Museum de Washington.

 

Entre las melodías que interpretaron destacan Tuve una novia, Cuando la redonda luna; así como el tema con un toque de comicidad titulado Al pie de un verde maguey, el cual hace referencia a la rescata de una borrachera.

 

Los Cardencheros de Sapioriz agradecieron la oportunidad de presentarse en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, aunque el honor fue para el público, pues pudieron escuchar a los únicos intérpretes vivos de una tradición musical en riesgo de perderse debido a que a las nuevas generaciones no les interesa seguir con el legado cultural de sus mayores.

 

En 2008, Los Cardencheros de Sapioriz recibieron el Premio Nacional de Ciencias y Artes, en la categoría de Artes y Tradiciones Populares. Han grabado alrededor de 40 canciones pero recuerdan que sus padres y abuelos tenían más de 80 en la memoria.

 

La segunda parte de la función, estuvo a cargo de Juan Pablo Villa, quien ofreció una improvisación vocal y electrónica con objetos, revestida por las imágenes creadas in situ por Arturo López Pío y su Cineamano.

 

Con pluma fuente, tinta china y otros materiales, Pío dibujó a mano sobre un acetato secuencias de imágenes, las cuales, con la ayuda de un proyector reflejó en la pantalla del escenario.

 

Entre las obras de su Cineamano aparecieron y desaparecieron paisajes, rostros y miradas, porque encima de cada imagen va creando la siguiente. Esa sensación efímera, hizo que el público del recinto de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México no perdiera de vista cada trazo.

 

La velada alcanzó su punto más álgido con la combinación de las tres propuestas artísticas en el recital llamado Espinada.

 

El concierto combinó los cantos de don Guadalupe, don Fidel, don Antonio y Villa, quienes interpretaron Ojitos negros y Al pie de un árbol, y cuyas sobras fueron incorporadas a las expresiones artísticas de Pío.

 

Luego, Villa se retiró para que Los Cardencheros de Sapioriz entonaran Ya me voy amigos míos, última canción de la noche que el público agradeció con aplausos de pie.

--o0o--

Register at Bookmaker bet365